Simulacros de rescate

El rescate de un compañero es una labor delicada y responsable.

 

En una situación de emergencia el tiempo y la eficacia son factores muy importantes y que traen secuelas, positivas o negativas, por lo que es interesante practicar las maniobras pre-establecidas de actuación para la solución de una emergencia que conlleve realizar alguna forma de rescate.

 

Los simulacros sobre situaciones previsibles de rescate, que podemos vernos abocados a realizar en alguna ocasión debido a nuestra actividad o lugar de trabajo, y son una parte muy importante de la seguridad o prevención de daños o riesgos laborales y, por tanto, el banco de pruebas de una operación real de rescate.

 

Conviene tener “fresco” el recuerdo de las prácticas y superado las dudas técnicas. En cualquier caso es interesante hacer prácticas de este tipo de maniobras al menos una vez al año.

 

Al realizar un simulacro de rescate, de uno o varios trabajadores suspendidos en cuerdas, debemos considerar una pauta básica de actuación y control:

1. Decidir si el simulacro se va a realizar habiendo informado previamente a todo el personal, al personal que interviene en el plan o si no se va a informar a nadie.

– Definir el tipo de emergencia a simular (herido, incendio, etc.) localizando el punto en el que se genera.

– Dar la alarma de evacuación

b) Si el personal no está informado:

– Dar la alarma de evacuación

2. Verificar la actuación del personal, para ello se puede situar en los puntos más críticos a personas que visualicen la intervención de algún miembro del equipo.

3. Controlar tiempos de evacuación de todo el personal:

  1. Total: Desde que se da la alarma del incendio hasta que se hace el recuento de personal evacuado
  2. Parcial: Desde que se da la alarma de evacuación hasta que se hace el recuento del personal evacuado.

4. Verificar que se han ejecutado todas las pautas establecidas: corte del gas (o su simulación), de la corriente eléctrica (o su simulación), etc.

5. Realizar una reunión con las personas que forman los grupos de autoprotección para que puedan transmitir las deficiencias o los problemas que han encontrado.

Sería recomendable dar la posibilidad a cualquier persona de la empresa de que nos facilite su opinión sobre deficiencias o posibles mejoras.

6. Emitir un informe con las deficiencias e incluirlas en la planificación para que sean ejecutadas.

Recordar que los objetivos que tiene que cubrir el simulacro son:

 

Entrenamiento de los componentes de los equipos que intervienen en el- plan de emergencias y evacuación, así como de todos los afectados en general.

 

Detección de posibles circunstancias, o comportamientos- imprevistos de los equipos u otras causas, que no se han tenido en cuenta a la hora de elaborar el plan de emergencias y evacuación.

 

Comprobación del correcto funcionamiento de los medios existentes.

 

Medición de tiempos, tanto de evacuación como de intervención, para obtener las conclusiones pertinentes.

 

Descárgate este contenido AQUÍ

Si estas interesado en formarte con nosotros, solo tienes que ponerte en contacto.