Legislación y normativa

La Ley 31/1995 de prevención de riesgos laborales es la base actual por la cual se ha desarrollado posteriormente más legislación que afecta a la seguridad y la salud de los trabajadores.

 

A efectos de esta Ley y de las normas que la desarrollen:

 

Se entenderá por «prevención» el conjunto de actividades o medidas adoptadas o previstas en todas las fases de actividad de la empresa con el fin de evitar o disminuir los riesgos derivados del trabajo.

 

Se entenderá como «riesgo laboral» la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo. Para calificar un riesgo desde el punto de vista de su gravedad, se valorarán conjuntamente la probabilidad de que se produzca el daño y la severidad del mismo.

 

Se considerarán como «daños derivados del trabajo» las enfermedades, patologías o lesiones sufridas con motivo u ocasión del trabajo.

 

Se entenderá como «riesgo laboral grave e inminente» aquél que resulte probable racionalmente que se materialice en un futuro inmediato y pueda suponer un daño grave para la salud de los trabajadores.

 

En el caso de exposición a agentes susceptibles de causar daños graves a la salud de los trabajadores, se considerará que existe un riesgo grave e inminente cuando sea probable racionalmente que se materialice en un futuro inmediato una exposición a dichos agentes de la que puedan derivarse daños graves para la salud, aun cuando éstos no se manifiesten de forma inmediata.

 

Se entenderán como procesos, actividades, operaciones, equipos o productos «potencialmente peligrosos» aquellos que, en ausencia de medidas preventivas específicas, originen riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores que los desarrollan o utilizan.

 

Se entenderá como «equipo de trabajo» cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación utilizada en el trabajo.

 

Se entenderá como «condición de trabajo» cualquier característica del mismo que pueda tener una influencia significativa en la generación de riesgos para la seguridad y la salud del trabajador.

 

 

Quedan específicamente incluidas en esta definición:

  1. a) Las características generales de los locales, instalaciones, equipos, productos y demás útiles existentes en el centro de trabajo.
  2. b) La naturaleza de los agentes físicos, químicos y biológicos presentes en el ambiente de trabajo y sus correspondientes intensidades, concentraciones o niveles de presencia.
  3. c) Los procedimientos para la utilización de los agentes citados anteriormente que influyan en la generación de los riesgos mencionados.
  4. d) Todas aquellas otras características del trabajo, incluidas las relativas a su organización y ordenación, que influyan en la magnitud de los riesgos a que esté expuesto el trabajador.

 

También la modificación de dicha Ley, Ley 54/2003, el reglamento de los servicios de prevención, R.D. 39/1997, y su modificación R.D. 780/1998, así como el R.D. 773/1997, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual, y otras normas de obligado cumplimiento para las empresas  o entidades con riesgo de caída de altura durante su actividad, se desarrollan brevemente a continuación;

 

La ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales establece toda una serie de obligaciones empresariales dirigidas a la protección de la salud de los trabajadores, obligaciones éstas que recaen directamente sobre el empresario, y cuyo nivel de exigencia y cumplimiento requieren una alta calificación jurídico – técnica.

 

Estas obligaciones, tal y como las encontramos en la Ley son:

 

Art. 14

  1. Deber del empresario de protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales.
  2. Derecho de información, consulta, participación y formación de los trabajadores en materia preventiva.
  3. Deber empresarial de garantizar la seguridad y salud de los trabajadores en los aspectos relacionados con su trabajo.
  4. Deber de adopción de medidas de protección para la seguridad y salud de los trabajadores.
  5. Deber de cumplimiento de las obligaciones establecidas en la normativa sobre prevención de riesgos laborales.

 

 

Art. 16

  1. Deber de realizar controles periódicos de las condiciones de trabajo.

 

Art. 17

  1. Deber de adoptar las medidas necesarias con el fin de que los equipos sean los adecuados al trabajo y proporcionar a los trabajadores la protección individual adecuada.

 

Art. 18

El empresario adoptará las medidas adecuadas para que los trabajadores reciban todas las informaciones necesarias relacionadas con:

  1. Riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores
  2. Medidas y actividades de protección y prevención aplicables al caso anterior

 

Art. 19

  1. El empresario deberá garantizar que cada trabajador reciba una formación adecuada teórica y práctica, suficiente y adecuada en materia de prevención.

 

El Real Decreto 773/1997, de 30 de Mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección individual, dispone:

 

Art. 3

Obligaciones generales del empresario.

  1. a) Determinar los puestos de trabajo en los que deba recurrirse a la protección individual y precisar, para cada uno de estos puestos, el riesgo o riesgos frente a los que debe ofrecerse protección, las partes del cuerpo a proteger y el tipo de equipo o equipos de protección individual que deberán utilizarse.

 

El Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, dispone

 

Art. 3

Obligaciones generales del empresario.

  1. El empresario adoptará las medidas necesarias para que los equipos de trabajo que se pongan a disposición de los trabajadores sean adecuados al trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados al mismo, de forma que garanticen la seguridad y la salud de los trabajadores al utilizar dichos equipos de trabajo.

En cualquier caso, el empresario deberá utilizar únicamente equipos que satisfagan:

  1. a) Cualquier disposición legal o reglamentaria que les sea de aplicación.

 

Art. 4

Comprobación de los equipos de trabajo.

  1. El empresario adoptará las medidas necesarias para que aquellos equipos de trabajo cuya seguridad dependa de sus condiciones de instalación se sometan a una comprobación inicial, tras su instalación y antes de la puesta en marcha por primera vez, y a una nueva comprobación después de cada montaje en un nuevo lugar o emplazamiento, con objeto de asegurar la correcta instalación y el buen funcionamiento de los equipos.

 

  1. El empresario adoptará las medidas necesarias para que aquellos equipos de trabajo sometidos a influencias susceptibles de ocasionar deterioros que puedan generar situaciones peligrosas estén sujetos a comprobaciones y, en su caso, pruebas de carácter periódico, con objeto de asegurar el cumplimiento de las disposiciones de seguridad y de salud y de remediar a tiempo dichos deterioros.

 

Igualmente, se deberán realizar comprobaciones adicionales de tales equipos cada vez que se produzcan acontecimientos excepcionales, tales como transformaciones, accidentes, fenómenos naturales o falta prolongada de uso, que puedan tener consecuencias perjudiciales para la seguridad.

 

  1. Las comprobaciones serán efectuadas por personal competente.

 

  1. Los resultados de las comprobaciones deberán documentarse y estar a disposición de la autoridad laboral. Dichos resultados deberán conservarse durante toda la vida útil de los equipos.

 

  1. Los requisitos y condiciones de las comprobaciones de los equipos de trabajo se ajustarán a lo dispuesto en la normativa específica que les sea de aplicación.

 

NORMATIVA

La normativa aplicable durante la instalación o uso de sistemas anticaídas es más  extensa cuantos más elementos se deben utilizar, pero en cuanto a líneas de vida y anclajes fijos o portátiles no es tanta, aunque no por ello deja de ser igualmente importante. Las normas deben ser cumplidas en todos los casos.

 

Qué es una norma EN

Una norma es el documento que contiene detalles técnicos específicos,  basados en los resultados del desarrollo tecnológico y de la experiencia, así como del acuerdo entre todas las partes interesadas e involucradas en la actividad o actividades que afectan a cada una de las normas. De hecho a cada actividad le afectan más o menos normas. Cada norma debe aprobarse por un Organismo de Normalización reconocido.

 

Se deben efectuar las correspondientes pruebas de ensayo para comprobar que todos los elementos susceptibles de preservar los riesgos que afectan a caídas de altura, objeto de este libro, durante la instalación o uso de líneas de vida, sistemas de seguridad anticaídas o Equipos de Protección Individual. (E.P.I.)

 

Al obtener una prueba positiva, el fabricante puede comercializarlo y, por tanto, podemos encontrarlo en el comercio o distribución y utilizarlo.

 

Las normas europeas (EN) se proponen, desarrollan y elaboran por expertos de los diferentes Estados Miembros, sectores industriales o tecnológicos implicados, reguladores, etc. dentro de la estructura de normalización del Comité Europeo de Normalización (CEN) y tras la oportuna tramitación son finalmente editadas como normas EN.

 

Las normas UNE-EN son la versión oficial en español de las normas europeas, que son adoptadas tras la aprobación de un órgano específico dentro de la estructura de normalización nacional de la Asociación Española de Normalización y Acreditación (AENOR).

 

Normativa de sistemas anticaídas

La norma EN 363, que ya hemos desarrollado anteriormente,  sobre sistemas de protección individual anticaídas es la primera norma a conocer al tratar de sistemas anticaídas aunque no nos basta.

Al utilizar un arnés anticaídas deberemos cumplir con la norma EN 361, si además utilizamos un elemento de amarre, EN 354, o a un anticaídas retráctil, EN 360, para asegurarnos a un anclaje, EN 795 A, o a una línea de vida horizontal, EN 795 C, unidos por un conector tipo mosquetón, EN 362, entenderemos que necesitamos saber qué exigen las normas en cuanto a Equipos de Protección individual.

 

Hay otras normas menos conocidas pero que, sin embargo, son la base de especificaciones técnicas que deben de cumplir muchos sistemas anticaídas, como son la norma la EN 364 sobre métodos de ensayo y la EN 365, sobre instrucciones de uso, mantenimiento, revisión periódica, reparación, marcaje y embalaje de los Epis.

 

RELACIÓN DE NORMAS CONTRA CAÍDAS DE ALTURA 

 

Código Título
EN 341 – Dispositivos de descenso
EN 353-1 – Dispositivos anticaídas deslizante con línea de anclaje rígida
EN 353-2 – Dispositivos anticaídas deslizante con línea de anclaje flexible
EN 354 – Elementos de amarre, cabos de anclaje
EN 355 – Absorbedores de energía
EN 358 – Sistemas de sujeción: cinturón de sujeción, elemento de amarre de s sujeción
EN 360 – Dispositivos anticaídas retráctiles, enrolladores anticaídas
EN 361 – Arneses anticaídas
EN 362 – Conectores  (Mosquetones)
EN 363 – Sistemas anticaídas
EN 364 – Métodos de ensayo
EN 365 – Requisitos generales para instrucciones de uso y marcado
EN 397 – Cascos de protección para la industria
EN 564 – Cuerda auxiliar. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 565 – Cinta. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 566 – Anillos de cinta. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 567 – Bloqueadores. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 696 – Cuerdas de fibra: poliamida
EN 697 – Cuerdas de fibra: poliéster
EN 698 – Cuerdas de fibra: manila y sisal
EN 699 – Cuerdas de fibra: polipropileno
EN 700 – Cuerdas de fibra: polietileno
EN 701 – Cuerdas de fibra: especificaciones generales
EN 795 – Anclajes
EN 795 A – Anclajes fijos
EN 795 A1 – Anclajes únicos
EN 795 A2 – Anclajes para tejados
EN 795 B – Anclajes portátiles
EN 795 C – Línea de anclaje horizontal
EN 795 D – Línea de anclaje de carril
EN 795 E – Peso muerto, no forma parte de obra
EN 813 – Arneses de asiento
EN 892 – Cuerdas dinámicas. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 919 – Cuerdas de fibra: determinación de propiedades físicas  y  mecánicas
EN 958 – Sistemas de disipación de energía
EN 959 – Anclajes para roca. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 1261 – Cuerdas de fibra: cáñamo
EN 1497 – Arnés de evacuación y rescate
EN 1498 – Elementos de evacuación
EN 1496 – Elementos de elevación en rescate
EN 1497 – Arneses de rescate
EN 1891 – Cuerdas de alma y funda trenzada y bajo coeficiente de alargamiento
EN 12277 – Arneses. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 12278 – Poleas. Requisitos de seguridad y métodos de ensayo
EN 12841 A Dispositivo de regulación de cuerda de tipo A: bloqueadores anticaídas
EN 12841 B Dispositivo de regulación de cuerda de tipo B: bloqueadores de sujeción
EN 12841 C Dispositivo de regulación de cuerda de tipo C: descensores antipánico
Pr EN 136 005 18 – Poleas tipo Tanden
EN 40-401-79 – Cuerdas de fibra: código de colores para la identificación de cuerdas y cordeles

 

Si estas interesado en formarte con nosotros, solo tienes que ponerte en contacto.

X