Cascos

El casco es uno de los componentes básicos y obligatorios para realizar cualquier tipo de trabajo en altura.

 

El tipo de casco siempre deberá cumplir con las exigencias de las normas industriales, etiquetado CE, EN 397. A la hora de elegir un casco debemos mirar no solo la seguridad sino también la comodidad, por lo que será recomendable usar cascos con sistema de regulación y, en lo posible, sistema de iluminación para trabajos en lugares confinados o de poca visibilidad.

 

El uso del casco reduce mucho el riesgo de heridas por caída, pero no lo anula totalmente. Más allá de los valores de las normas, y para impactos muy violentos, el casco cumple perfectamente la función de absorber el máximo de energía al deformarse, llegando algunas veces incluso hasta la rotura.

 

Al cumplir con la norma EN 397 ya formalizamos nuestro compromiso con la prevención, pero en trabajos en altura tiene que disponer, además, de barboquejo y no tiene que tener visera que coarte nuestro campo de visión.

 

Aunque hay que aplicarse la evolución de la tecnológica y adaptarse a los nuevos y mejores materiales según vayan saliendo.

 

Después de un choque importante cualquier casco debe de ser desechado: roturas internas, no apreciables a simple vista, pueden provocar una disminución de su resistencia, limitando su funcionamiento.

 

Descárgate este contenido AQUÍ

Si estas interesado en formarte con nosotros, solo tienes que ponerte en contacto.

X