Cordinos

Los cordinos son cuerdas auxiliares y finas de habitualmente 3 o 4 mm, que utilizaremos para sujetar las herramientas (llaves, alicates, tenazas, etcétera).

 

Por cuerda entendemos la que es o supera, los 9 mm de grosor, mientras que la que no alcanza ese diámetro la denominamos cordino. EN 564.

 

En esta actividad en la que todo debe de estar atado, no siempre utilizamos cuerda del mismo diámetro

 

En estos cordinos nunca cargaremos nuestro peso (jamás lo haremos en ningún elemento que no esté homologado para ello), colgaremos solamente herramienta o material, siempre que no exceda una cuarta parte de su resistencia o carga de rotura. En cordinos de 3 ó 4 mm aseguramos material o herramienta que no exceda de 5 kg.

 

También son cordinos las cuerdas, de 5 o 6 mm, que utilizamos para el taladro, pistola de silicona, aprietos; allí donde debamos sujetar más de 5 Kg, y hasta 25 Kg.

 

En caso de tener que utilizar cordino para realizar desvíos de cuerda, éste deberá ser, por lo menos, de 8 mm. En esta profesión, al abrir la caja de herramientas de un equipo de trabajo, nos damos cuenta de la necesidad y obligatoriedad de hacerlo así; en todo momento necesitaremos utilizar alguna herramienta y comprobaremos que, de no asegurarla, corremos el riesgo de que se caiga, causando posibles daños. A menos que hayamos tomado correctamente l a obligación de instalar la protección colectiva.

 

Con el fin de asir mejor la herramienta, utilizando el cordino, debemos realizar un anillo de cordino, con el que rodearemos la herramienta que necesitamos izar o sujetar.

 

El anillo lo conseguiremos al cortar un trozo de cordino de, aproximadamente, 50 cm y unir sus cabos con un nudo pescador doble. Con esta medida de anillo de cordino nos bastará para sujetar con fiabilidad cualquier herramienta (llaves, destornillador, alicates, etc.), que sujetaremos a nuestro arnés o al asiento mediante mosquetones.

 

Pero, si lo que deseamos es sujetar la pistola de silicona, el taladro, martillo, nivel u otro tipo de herramienta o material que deba tener más movilidad, sin ser soltada, para su manejo, el cordino debe ser más largo, aunque no necesariamente debe ser un “anillo” de cordino; con un metro de cordino de 6, por ejemplo, más dos nudos de ocho en los extremos sería una buena, y práctica, medida.

 

La sujeción correcta de esta medida de cordino, que siempre es usada por los mismos elementos (taladro, pistola, martillo, etc.) es: mediante el bloqueador de puño, en ascenso, y el bloqueador anticaídas, en descenso, con el fin de tener más a mano la herramienta y, a la vez, disponer de movilidad sin tener que soltarla de su asidero.

 

Precisamente por su medida aseguramos lo que cuelgue de él en el bloqueado que tenemos a mano, nunca lo haremos en el asiento, pues al ir colgando un metro por debajo del trabajador se corre el riesgo de que dañe lo que pudiera haber (ventanas, vidrios, etc.).

 

En cuanto a resistencias de los cordinos de poliamida, la norma EN 564 les exige un mínimo de 3,2 kN para cordino de 4mm., 5 kN para 5 mm, 7,2 kN para 6 mm, 9,8 para 7 mm y 12,8 kN para 8 mm.

Los más finos, de 2 y 3 mm, suelen estar entre 0,8 y 2 kN.

 

Esto valores varían según el fabricante pero, en general, aguantan aproximadamente veinte veces más que su diámetro al cuadrado.

 

Ejemplo: cordino de 6 mm; 6 X 6 X 20 = 720 kilos de resistencia.

 

Descárgate este contenido AQUÍ

Si estas interesado en formarte con nosotros, solo tienes que ponerte en contacto.

X